lunes, 12 de octubre de 2015

¿Ha sido atendido por un Comité Judicial de los testigos de Jehová? Parte II

¿Es posible que un comité judicial emita un fallo equivocado? ¿Qué piensa que contestaría cualquier anciano a esta pregunta? 

Tal vez diga que los miembros de los comités judiciales piden encarecidamente la guía y dirección del espíritu santo y por tanto es poco probable que se cometan errores de juicio.

Sin embargo, la misma SWT es consciente de que se dictan fallos equivocados en muchos comités judiciales y lo admite sin más. Esto no se esperaría de quienes afirman contar con la exclusividad de la dirección del espíritu santo, ¿verdad?


Lea por favor la siguiente parte del bosquejo y saque sus propias conclusiones.

viernes, 10 de julio de 2015

¿Ha sido atendido por un Comité Judicial de los testigos de Jehová? Parte I

¿Ha sido alguna vez atendido por un comité judicial? ¿Quedó satisfecho con la manera en que se llevó a cabo? ¿Piensa que realmente es una muestra de amor, como afirma la organización, esta clase de juicio eclesiástico? Más importante aún, ¿De verdad cree que Cristo, el cabeza de la congregación, está detrás de este sistema judicial y lo apoya?

Decenas de miles de testigos de Jehová son atendidos por comités judiciales cada año. La SWT establece todas las directrices que los ancianos habrán de seguir en este proceso judicial --desde una investigación inicial hasta el anuncio público avisando la censura o expulsión del individuo—.

A los miembros comunes de los testigos, se les enseña a ver los comités judiciales como “una provisión amorosa de parte de Dios”, ya que se alega que estos buscan que “el malhechor” enderece sus asuntos con Jehová. No es de extrañar, que muchos testigos sientan que de verdad cumplen la voluntad de Dios, al ventilar sus fallas y errores delante de personas que nada tienen que ver con el asunto, sin más vinculación que su alegación de ser "pastores del rebaño”.

¿Será entonces cierta la afirmación de que los comités judiciales cuentan con la dirección del espíritu santo de Dios?

A los implicados en un comité judicial, se les suele citar el relato de Ananías y Safira, como ejemplo de que al espíritu  de Dios no se le puede engañar, dando a entender que al comité judicial tampoco.

 Sin embargo, si de esta manera actúa el espíritu de Dios en los comités judiciales de los testigos de Jehová, ¿por qué la necesidad de regular hasta el más mínimo detalle estos comités? Si al final, el espíritu de Dios puede hacer que se sepa los hechos como realmente son, como en el caso de Ananías y Safira, ¿por qué hay tantas directrices sobre el actuar de los ancianos en estos procesos?

Los ancianos que conforman el comité judicial, habrán de ajustarse rigurosamente a las pautas dictadas por la organización Watchtower, establecidas en el manual para ancianos “Pastoreen el rebaño de Dios” y en las agendas o discursos que los superintendentes de circuito analizan con ellos en las reuniones de ancianos cada seis meses. Adicionalmente, las cartas que tratan sobre asuntos judiciales, enviadas por la oficina central de Brooklyn, son fuente de información obligada por los ancianos que conforman algún comité judicial.

Además, se programan reuniones especiales, llamadas Escuelas de Ancianos o Escuelas del Ministerio del Reino, donde adicionalmente se presenta información relacionada con la formación y manejo de los comités judiciales.

Lea por favor, el siguiente bosquejo que se analizó en una de estas escuelas patrocinadas por la SWT y siéntase libre de expresar su opinión al respecto.

Iré colgando el documento paulatinamente para poder analizarlo detenidamente.





domingo, 29 de marzo de 2015

¿Asistirá a la “Conmemoración” de los testigos de Jehová?

Los testigos de Jehová año tras año, en estas fechas, destinan una gran cantidad de tiempo en invitar a las personas de sus comunidades a que asistan a un evento denominado por ellos, “Conmemoración de la muerte de Cristo”, o “Memorial”.

Se busca que asista la mayor cantidad de personas posible y para ello se les facilita a las congregaciones, invitaciones modelo que pueden cumplimentar con los datos particulares de cada una de ellas.


Es posible que muchas personas que asisten a este evento patrocinado por la Sociedad Watch Tower quizá sientan o piensen que al asistir al evento de la “Conmemoración” con los testigos cumplen con la observancia de “La cena del Señor”. Algunos tal vez se sientan halagados con el trato amable o servicial que recibirán durante el evento. De hecho, se manda que al final de la ceremonia, se lea un anuncio con palabras similares a las siguientes, palabras que han sido enviadas a TODAS las congregaciones de los testigos que tendrán este evento:



Sin embargo, por más que se lean con sentido o sentimiento, por más que suenen sinceras, estas palabras no han salido del pensamiento ni del corazón de quien las pronuncia. Se dicen para cumplir una directriz ordenada por la clase dirigente.

Un hecho que quizá sorprenda es que tras la apariencia de alegría que se pueda proyectar hacia los visitantes, lo que se piensa de ellos es para tenerlo en cuenta. Y es que si usted no acepta el estudio bíblico que se le ofrece y si usted no se involucra con la organización de los testigos de Jehová, entonces usted es una persona “no apropiada” a la vista de Dios, una que “no sirve” para serle de buen agrado, en otras palabras.

¿Por qué se dice esto? Considere lo que el artículo de estudio “¿Entendemos el significado?” de La Atalaya 15 de diciembre de 2014 mencionó en la página 13…



De tal forma que si la persona que asiste a la “Conmemoración” no se compromete con la organización de los testigos, lo cual el Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová, equipara a comprometerse con Dios, entonces tal persona no tiene posibilidad de ser “acepto” a vista de Él. 
Solo llegan a ser “excelentes” o “aceptables”, las personas que se adhieren a la comunidad de los testigos, vía comprometerse con la Sociedad Watch Tower.

¿Qué le parece? ¿Se ve empequeñecido el valor de la sangre que ofreció nuestro Salvador para que TODO el que tenga fe pueda recibir salvación, sin importar que se afilie o no a una organización como la de los testigos de Jehová? (Juan 3:16)

Ya ni hablar sobre la observancia pasiva que se le indica al visitante y a la mayoría de los testigos que deben tener durante dicho evento, anulando de esta manera las palabras de Cristo a sus seguidores:

53 Entonces Jesús les dijo: “Muy verdaderamente les digo: A menos que coman la carne del Hijo del hombre y beban su sangre, no tienen vida en ustedes. 54 El que se alimenta de mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día; 55 porque mi carne es verdadero alimento, y mi sangre es verdadera bebida. 56 El que se alimenta de mi carne y bebe mi sangre permanece en unión conmigo, y yo en unión con él. 57 Así como me envió el Padre viviente y yo vivo a causa del Padre, así también el que se alimenta de mí, sí, ese mismo vivirá a causa de mí. 58 Este es el pan que bajó del cielo. No es como cuando sus antepasados comieron y sin embargo murieron. El que se alimenta de este pan vivirá para siempre”. (Juan 6:53-58)

De modo que ¿Asistirá usted a la “Conmemoración”? 

domingo, 15 de febrero de 2015

¿ENTIENDE REALMENTE EL SIGNIFICADO?

Leyendo el artículo de estudio de la Atalaya que se estudia esta semana en las congregaciones de los testigos de Jehová (w14 15/12), titulado “¿Entendemos el significado?”, me llamó la atención algunos puntos que se mencionan allí.  Al dar su interpretación de la parábola del hijo pródigo, la SWT sin sustento bíblico, dice que este personaje “representa a los que se han apartado de la congregación”, es decir a las personas que han abandonado o cesado su actividad dentro de la organización de los testigos de Jehová.

Afirma que los que hacen tal cosa, abandonan a Dios y se establecen en el “mundo de Satanás”, pero que tan pronto regresen a las actividades propias de la organización, en ese momento volverán a recibir el favor de Dios.

Ahora considere lo siguiente: Siendo las enseñanzas de Cristo tan universales y entendiendo que una manera de revelarnos a su Padre es por medio de ellas, preguntamos ¿Estaba realmente Cristo, al hablar sobre el hijo pródigo, limitando su aplicación a una comunidad tan pequeña como lo es los testigos de Jehová? ¿Excluyó de esta forma a cualquier persona que buscara la misericordia de Dios, sin importar que perteneciera a este grupo religioso? ¿Qué hay de los millones de personas que vivieron antes de que aparecieran los testigos de Jehová, hace menos de 150 años? 
Además, cuando Cristo pronunció esta parábola, ni siquiera existía la congregación cristiana, ¿Cómo podía referirse a algo que era desconocido para sus oyentes?

No es inusual que la SWT, aplique de manera arbitraria y conveniente, pasajes de la Biblia. Al hacerlo, se eleva sobre la figura de Cristo y con presunción, establece términos y condiciones a las enseñanzas sublimes y llenas de sabiduría de nuestro señor Jesucristo, a fin de adaptarlas a su propia conveniencia e interés.

Además, dar por entendido que dejar de asociarse con la organización de los testigos, equivale abandonar a Dios, erigiéndose en juez, una función que no le corresponde a ningún humano, o grupo de personas. 

Muchos que han abandonado su asociación con los testigos, lo han hecho movidos precisamente por su amor a Dios y a los santos escritos, y han rehusado seguir siendo identificados con una organización que se asemeja al “hombre del desafuero” que el apóstol Pablo menciona en 2 Tesalonicenses 2:4 “Él está puesto en oposición y se alza a sí mismo sobre todo aquel a quien se llama “dios” o [todo] objeto de reverencia, de modo que se sienta en el templo del Dios, y públicamente ostenta ser un dios.”


Lejos de estar agotados espiritualmente, muchos ahora fulguran con el verdadero espíritu de Dios. En vez de sentirse avergonzados, se enorgullecen de ser llamados “cristianos”. Para muchos de ellos, el camino no ha sido fácil, pero bien ha valido la pena y estamos seguros de que en el cielo ha habido alegría por haber regresado de ir en un camino equivocado y encontrar el verdadero camino, Cristo, que nos conduce a la verdad y la vida. (Luc. 15:7; Juan 14:6)